México usará todo lo que está en sus manos para detener caravana de hondureños, revela presidente de Guatemala

Compartir
  •   
  •   
Guatemala— El nuevo presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, afirmó que el Canciller mexicano, Marcelo Ebrard, le prometió que México frenaría la caravana migrante que partió este miércoles desde Honduras rumbo a Estados Unidos.  «Hoy en la conversación con el Canciller le hicimos la pregunta sobre esa caravana. El Gobierno mexicano nos advirtió que no los va a dejar pasar y que va a utilizar todo lo que esté en sus manos para impedir que pasen», dijo Giammattei a la prensa, luego de una reunión que sostuvo con Ebrard.


De inmediato no fue posible tener una versión de la Cancillería mexicana sobre ello. El Mandatario advirtió que los migrantes se van a topar con «un muro» que no van a poder «penetrar» cuando lleguen a la frontera mexicana, de acuerdo a las conversaciones con Ebrard.


Una de las medidas para frenar la migración de indocumentados a través de las fronteras de Guatemala, dijo, será la revisión exhaustiva de documentos de menores que acompañan a migrantes para asegurarse de que son sus hijos o están bajo su tutela.

Las autoridades guatemaltecas van a ser «extremadamente exigentes», dijo Giammattei tras advertir que si los migrantes no presentan los documentos, los niños van a ser devueltos a Honduras.

Ebrard también se refirió al diálogo con el Mandatario.

«Sostuve cordial reunión con el Presidente Giammattei (…) temas: inversión, comercio, PDI, la frontera, tren maya, visita a México. Respecto a migración habrá dialogo bilateral una vez se interioricen de la situación», publicó, refiriéndose al Plan de Desarrollo Integral por sus siglas.

En otro comunicado, enviado por la Cancillería mexicana, Ebrard dijo al Presidente guatemalteco que respaldarían un plan para crear 20 mil empleos en el país centroamericano, como lo hicieron el año pasado con El Salvador y Honduras.


Giammattei asumió el martes en sucesión de Jimmy Morales con el reto de combatir la pobreza, la inseguridad y la corrupción, así como lidiar con el acuerdo migratorio firmado con Estados Unidos por el Gobierno saliente que obliga a la nación a recibir a migrantes extranjeros que soliciten asilo.


Cada año miles de migrantes, sobre todo procedentes del llamado Triángulo Norte que integran El Salvador, Guatemala y Honduras, salen de su país de donde aseguran huyen de la violencia y la pobreza.


En 2018 grandes caravanas de centroamericanos intentaron llegar en masa a Estados Unidos, a través de México, para buscar asilo.


Pero la mayoría fueron rechazados o bien esperan su cita ante una corte estadounidense, desde territorio mexicano, a través del acuerdo de Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, en inglés).

Desde el comienzo de su mandato, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha buscado mecanismos para frenar la inmigración de indocumentados a su país y evitar que sigan creciendo las solicitudes de asilo, especialmente de centroamericanos. 

Fuente: El Diario