Si sufres por sobrepeso y grasa abdominal, podría ser por dormir menos de 6 horas, dicen especialistas

Lo anterior, lo afirmaron especialistas el marco del Día Mundial del Sueño, que se conmemora este 18 de marzo.

Dormir mal y menos de seis horas al día es causante de subir peso, ya que provoca un desajuste hormonal, inhibiendo las sustancias que controlan el apetito y la saciedad, coincidieron las especialistas Guadalupe Terán Pérez, presidenta de la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño y Ariana Canché, médico internista nutrióloga asociada del Colegio Mexicano de Nutrición Clínica.

En el Día Mundial del Sueño, que se conmemora este año el 18 de marzo, Guadalupe Terán Pérez dijo que dormir poco y mal libera más cortisol, haciendo que se acumule grasa en el abdomen.

restricción de sueño tiene consecuencias porque se altera el ritmo regulador de los procesos que ayudan a la recuperación física y mental del cuerpo. “A corto plazo vamos a estar cansados, irritables, con dificultad para poner atención, para concentrarnos, vamos a tener más hambre y también nos va a llevar más tiempo sentirnos saciados cuando comemos, por lo tanto hay una relación importante con la obesidad y el sobrepeso”, indicó.

La médica internista y nutrióloga asociada del Colegio Mexicano de Nutrición Clínica destacó que tener entre seis y ocho horas de sueño reparador y evitar el estrés ayudan a mantener un peso saludable.

“Durante el sueño hay una regulación hormonal. Si no dormimos bien aumentan las hormonas contrarreguladoras de la insulina, como el cortisol, lo que incrementa el riesgo de sobrepeso. Hay estudios formales que relacionan el dormir menos de seis horas con 32 por ciento más de riesgo de desarrollar obesidad grado uno (de bajo riesgo) y sobrepeso moderado”, puntualizó Canché.
La especialista explicó que el cortisol es la hormona por excelencia del estrés; cuando hay una liberación desordenada que altera la presión arterial genera un depósito de grasa a nivel abdominal, sobre todo grasa visceral, generando aumento de peso y el riesgo de hipertensión y diabetes mellitus tipo 2, entre otros padecimientos.

Para reducir el riesgo de que las personas ganen peso y acumulen grasa en el abdomen debido a los trastornos del sueño como el insomnio, un médico puede recomendar el uso de la melatonina de liberación prolongada, que ayuda a conciliar el sueño y evitar despertares nocturnos, así como a ir regulando ciclos hormonales relacionados con el apetito. La melatonina de liberación prolongada ayuda a la normalización del ciclo sueño-vigilia, la calidad del sueño y la funcionalidad diurna.
Fuente: Milenio