La DEA busca confirmar muerte del «Azulito» por Covid, en Culiacán

Compartir
  •   
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos se mostró escéptica y aseguró que seguirá buscando al capo hasta tener la certeza de que falleció.

La muerte de Juan José Esparragoza Monzón, alias el “Azulito” y/o el “Negro” fue tan discreta como su vida criminal.

El hijo del mítico Juan José Esparragoza, el “Azul”, quien fuera uno de los más importantes líderes del Cártel de Sinaloa, falleció el pasado mes de enero a causa del coronavirus y fue enterrado en el panteón Jardines del Humaya en Culiacán, Sinaloa.

El “Azulito”, uno de los pilares donde se asentaba la poderosa organización de Sinaloa, fue despedido por grandes capos como Rafael Caro Quintero y los hermanos Arzate García, operadores en Baja California.

Quién era el “Azulito”

Creció en Badiraguato, Sinaloa, cuna de otros grandes criminales como Joaquín el “Chapo” Guzmán. Desde joven se mostró como un hábil negociador en el mundo del narcotráfico.

En 2017, Juan José Esparragoza Monzón estuvo en manos de las autoridades. Sólo 57 días vivió en la prisión de Aguaruto, Sinaloa, de donde escapó junto con otros integrantes del crimen organizado.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018), las autoridades pusieron al “Negro” en la lista de los 122 criminales más buscados de México, pues se le acusaba de blanquear recursos para el Cártel de Sinaloa a través de varias empresas en Baja California, Jalisco, Querétaro y Sinaloa. Su proverbial discreción dificulta reconstruir algunas épocas de su vida, sin embargo, en los años que estuvo en prisión trascendió un perfil detallado. Según éste, el “Negro” estaba vinculado con la violencia al norte del país.

Fuente: Infobae