Está comenzando en Brasil: ahora son los jóvenes quienes deben ser hospitalizados por Covid

Compartir
  •   
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La nación sudamericana se ha destacado como el peor en cuanto a casos, muertes y políticas públicas. Esto demuestra hacia dónde se dirige la pandemia: el sector juvenil.
Hay muchas causas para el alarmante cambio, una parece ser que los jóvenes no aceptar que están en riesgo.
Hay muchas causas para el alarmante cambio, una parece ser que los jóvenes no aceptan que están en riesgo.

Rodolpho Sousa, un abogado brasileño de 28 años, trabajaba desde su casa cerca de Río de Janeiro cuando, a fines de febrero, uno de sus clientes fue encarcelado. Los contagios por COVID-19 estaban llegando a la prisión, pero al joven profesionista estaba más preocupado por su cliente que por sí mismo. Fue allí donde se contagió.

Su tos comenzó unos días después y no cesaba. Fue a una clínica de emergencia donde, con los pulmones a la mitad de su capacidad, le diagnosticaron el nuevo coronavirus. En los dos días que esperó su traslado al hospital fue testigo de una escena infernal: pacientes de su edad muriendo a ambos lados de donde se encontraba.

“Había una mujer que tenía 23 a mi lado y hablamos”, recordó. “Ella comenzó a toser y toser, y los médicos cerraron la cortina entre nosotros. Luego la sacaron en una bolsa negra para cadáveres. Estaba completamente aterrorizado”.

Como en la mayoría de los países, la pandemia en Brasil afectó primero en un inicio a los ancianos y a los inmunodeprimidos. Pero en los últimos meses, la nación sudamericana se ha destacado como el peor en cuanto a cantidad de casos, muertes y políticas públicas, que ha demostrado hacia dónde se dirige la plaga global: los jóvenes.

En marzo, 3 mil 405 brasileños de 30 a 39 años murieron a causa del COVID, casi cuatro veces más que en enero. Entre los DE 40 años, hubo alrededor de 7 mil 170 muertes frente a mil 840. Y para los de 20 a 29, las muertes aumentaron a 880. Los menores de 59 ahora representan más de un tercio de las muertes por COVID en Brasil, según la firma de investigación Lagom Data. A medida que los ancianos se vacunan, la muerte de este sector se ha reducido a la mitad.

Hay muchas causas para el alarmante cambio, pero una parece ser que los jóvenes tienen problemas para aceptar que están en riesgo.

“Como son jóvenes y el virus infectó por primera vez a la población anciana, no creen o no quieren creer que puede ser grave”, dijo la doctora Suzana Morais, cardióloga de Río de Janeiro. “He visto a muchos pacientes jóvenes que se sorprenden. Otros son conscientes pero corren riesgos “

También es cierto que después de meses de ayudas gubernamentales y quedarse en casa, el dinero se acaba y la gente tiene que volver a trabajar, lo que los expone a riesgos en una sociedad a la que no le ha ido bien en la imposición de cubrebocas y el distanciamiento.

Después de que Sousa se recuperó, su madre enfermó de COVID y sobrevivió en casa. Su padre, de 63 años, corredor de maratones, fue hospitalizado. Murió la semana pasada.

Mientras tanto, en Brasilia, Andréia Santana se quedó viuda. La joven de 29 años trabaja como empleada doméstica y no fue eximida de ir a trabajar a pesar de que su jefe mostró síntomas de COVID después de un viaje a la playa a principios de marzo.

“Necesitaba el trabajo”, dijo. Su marido llevaba dos años desempleado y se ocupaba de sus tres hijos. Recibió ayuda del gobierno en 2020, pero este año no.

Los cinco estaban contagiados, el peor fue su marido que llegó al hospital. Estaba lleno de gente, al igual que el otro hospital al que necesitaba ser trasladado. Le tomó una semana y murió allí un día después. Tenía 42 años.

In Loco, una plataforma especializada en monitorear el distanciamiento social en Brasil, dijo que, en la mayoría de los estados, la tasa de aislamiento social rondaba el 40 por ciento en marzo, más alta que a principios de febrero pero aún muy por debajo del 70 por ciento que las autoridades dicen es necesario para una transmisión lenta. Otro problema es la variante brasileña del virus que parece ser más contagiosa.

Las cifras han comenzado a estabilizarse, pero los brasileños actúan como si el virus se hubiera ido.

Lago Paranoá, un lago en el centro de Brasilia, está viendo a multitudes filtrarse nuevamente en los barcos para las fiestas de fin de semana, con cubrebocas alrededor del cuello.

Río de Janeiro levantó la mayoría de las prohibiciones a principios de este mes, cuando vio una caída en los contagios, reabrió negocios no esenciales y permitió comer en bares y restaurantes. Está prohibido sentarse en la playa, pero el sábado después de que se levantaran las restricciones, cientos se habían desplegado en abanico por la arena de Ipanema, disfrutando de los rayos. Patearon balones de futbol y los vendedores vendían cervezas mientras las autoridades pasaban rápidamente en vehículos 4 ruedas dejando a todos tranquilos.

“La gente está totalmente cansada”, dijo Pedro Melo, un abogado de 27 años que, con su novia, estaba entre los bañistas. La pareja se infectó en octubre, pero solo tuvo síntomas leves, como la mayoría de su círculo social, y estaba dispuesta a salir de nuevo. La noche anterior fueron a tomar un coctel en Copacabana.

“Lo que queremos son vacunas, pero como eso no es posible, estamos tratando de tener algo de vida normal”, dijo.

Más abajo en la playa, Lucas Alcantara, de 31 años, un coordinador de comunicaciones, bebía cerveza bajo una sombrilla con un amigo. “Esta es mi contradicción”, dijo. “Entiendo los riesgos y comparto las preocupaciones, pero necesito encontrar algo de alivio”.

Elen Geraldes, socióloga de la Universidad de Brasilia, comentó que un gran problema es la falta de orientación desde arriba, una mezcolanza de políticas que varían de un estado a otro y de una ciudad a otra con poca aplicación.

A menudo, el presidente Jair Bolsonaro minimiza la gravedad de la enfermedad, diciendo que el costo económico será mucho peor que el del virus. El fin de semana pasado, como lo ha hecho en todo momento, reunió a una multitud de simpatizantes, estrechando manos y besando bebés.

Los casos han dejado de aumentar. Las muertes, que habitualmente superan las 3 mil por día, tardarán más en estabilizarse, según los expertos en salud. Las vacunas han aumentado, aunque se mantienen por debajo de la tasa diaria prometida por el gobierno de un millón por día.

El doctor Morais, cardiólogo de Río, afirmó “Al final, los jóvenes no respetan tanto. Tienes una población económicamente activa que necesita trabajar y simplemente no tiene muchas opciones “.

Con información de El Financiero